La vía maestra del siglo XX  ha sido trazada por el Concilio Ecuménico Vaticano II (11 octubre del 1962 - 8 diciembre del 1965) cuando más de 2000 obispos, se comprometieron a leer nuestro tiempo a la luz de la Palabra de Dios, para permitirnos a todos nosotros de volver a colocar CRISTO  AL  CENTRO DE NUESTRA HISTORIA  porque El es el Unico Salvador del hombre, a través de la Iglesia. Es la misma Iglesia que ha adquirido una nueva autoconciencia del misterio que tiene sus raíces  en la vida Trinitaria, la hace signo de comunión, la anima en la misión entre los pueblos del mundo contemporáneo. 
Los Documentos elaborados por el Concilio son de tres tipos:

 CONSTITUCIONES - DECRETOS - DECLARACIONES


CONSTITUCIONES: Son cuatro y constituyen el esqueleto del Concilio, porque exponen los principios fundamentales y las lineas esenciales que forman la Iglesia.

Sacrosantum Concilium: (4 diciembre 1963) Constitución sobre la liturgia, que considera la renovación litúrgica, o sea el modo de orar en la Iglesia, como pueblo de Dios. Fija los principios de la renovación sobre los fundamentos de la grande tradición orante transmitida a lo largo de los siglos.

Lumen gentium: (21 noviembre 1964) Constitución dogmática que ilustra particularmente la doctrina sobre la Iglesia, el misterio escondido y al mismo tiempo revelado, su ser sacramento de comunión y de unidad.

Dei Verbum: (18 noviembre 1965) Constitución dogmática. Indica el corazón del misterio: la Palabra de Dios, Divina Revelación en la doble forma de Escritura y Tradición que la Iglesia escucha, anuncia, interpreta.

Gaudium et spes: (7 diciembre 1965) Constitución pastoral, o sea que concierne la atención al hombre contemporáneo, a las particulares condiciones del tipo de sociedad en la que vive, a sus profundas exigencias, esperanzas, conectadas con los cambios del mundo.


DECRETOS:
Son nueve y constituyen el desarrollo práctico de la Lumen gentium, fijando reglas y normas que aplican los principios teológicos.

Inter mirifica: (4 diciembre 1963) considera los medios de comunicación social y sus potencialidades para el bien del hombre.

Christus Dominus: (28 octubre 1965) ilustra como debe desarrollarse el oficio pastoral de los Obispos.

Optatam totius: (28 octubre 1965) presenta como debe realizarse la formación de los futuros sacerdotes.

Perfectae caritatis: (28 octubre 1965) expone las líneas con las cuales se debe proceder en la renovación de la Vida Consagrada.

Apostolicam actuositatem: (18 noviembre 1965) presenta los criterios con los cuales se desarrolla el apostolado por parte de los fieles laicos.

Unitatis redintegratio: (21 noviembre 1965) considera el ecumenismo, o sea el camino común entre las varias iglesias que creen en Cristo.

Orientalium ecclesiarum: (21 noviembre 1965) se refiere a las Iglesias católicas orientales y al patrimonio espiritual y litúrgico a ser conservados.

Presbyterorum ordinis: (7 diciembre 1965) presenta el ministerio y la vida de los sacerdotes enviados en medio al pueblo de Dios.

Ad gentes: (7 diciembre 1965) presenta la actividad misionaria de la Iglesia, según el mandato del Señor.  


DECLARACIONES:
Son tres. Afirman y especifican algunas verdades que deben orientar la vida cristiana en relación al contexto histórico y sociológico de nuestro tiempo.

Nostra aetate: (28 octubre 1965) propone las líneas para hacer fructuosas las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas.

Gravissimum educationis: (28 octubre 1965) indica los fundamentos de la educación cristiana y las líneas de la pedagogía evangélica.

Dignitatis humanae: (7 diciembre 1965) expone los principios de la libertad religiosa que debe ser garantizada a cada persona, a las etnias, a los pueblos.

 


Enkel - Due Metri